Arteroesclerosis; uno de los riezgos por saltarse el desayuno

Un famosos dicho es: “El desayuno es la comida más importante del día”. A continuación un vistazo sobre lo que ha dicho la ciencia recientemente.

Durante años hemos escuchado en la radio, televisión y prensa acerca de temas sobre la alimentación con un aspecto muy exagerado, sin siquiera decirnos “¿Por que?”.

Todo empieza con el estudio titulado “The Importance of Breakfast in Atherosclerosis Disease” (2017), un estudio observacional con una muestra de 400 personas realizado por investigadores españoles sobre empleados de oficinas centrales del Banco Santander. Se analizaron datos epidemiológicos en momentos puntuales, sin considerar cambios a lo largo del tiempo. Por lo tanto hay que ser prudente deduciendo causalidad de los resultados obtenidos, porque como sabemos, correlación no implica necesariamente causalidad.

 

Tabla 1

Porcentaje de Prevalencia de Arterosclerosis

(Journal of the American College of Cardiology)

Se dividió en tres grupos de personas, en función de sus hábitos de desayuno:

  • 1er grupo: quienes no desayunan (SBF– Skipping breakfast),
  • 2do grupo: los que desayunan pocas calorías (LEB– Low Energy Breakfast)
  • 3er grupo: Los que desayunan abundantemente (HEB– High Energy Breakfast).

Los investigadores han encontrado mayor riesgo de aterosclerosis en el primer grupo, seguido del segundo y el tercero.

En el análisis se utilizan varios modelos estadísticos para intentar minimizar el efecto de las posibles variables de confusión, que son aquellas diferentes al desayuno y que podrían estar influyendo en el resultado (se sabe que quienes no desayunan suelen tener peores hábitos de vida en general). Al aplicar dichos modelos el riesgo sigue siendo mayor entre los que no desayunan o desayunan poco, aunque las diferencias se reducen. Además, se aprecia que, en general, el riesgo tiene tendencia a disminuir en la medida en la que el modelo de ajuste es más completo y tiene en cuenta más variables, como pueden observar en las siguientes tablas:

Tabla 2

Asociacion

(Journal of the American College of Cardiology)

De cualquier forma, la posibilidad de no haber podido aislar totalmente la influencia de las variables de confusión está presente durante todo el estudio y es reconocida por los autores.

En términos de calidad dietética, los participantes SBF (Skipping Breakfast) eran más propensos a consumir mayor cantidad de calorías durante el día y tenían menor ingesta de carbohidratos y fibras. OJO; para los que dicen que los carbohidratos son la culpa de todo los daños metabólicos.

En el grupo LBF (Low Energy Breakfast), los individuos presentaban mayor ingesta diaria de energía proveniente de proteína animal, y colesterol en la dieta y menor ingesta de azúcar y polisacáridos (Almidón, celulosa entre otros…). Este grupo también tuvo menor ingesta de frutas y verduras, cereales integrales y aceite de oliva (menos consumo de grasa).

En el grupo HBF (High Energy Breakfast), los individuos presentaron mayor ingesta de carbohidratos y fibra dietética, y tendían a consumir más frutas y verduras, cereales integrales, productos lácteos con alto contenido GRASO y dulce (más grasa y carbohidratos) y son los que tuvieron menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y arterosclerosis.

TABLA 3

Asociacion 2

(Journal of the American College of Cardiology)

Quienes se saltaron el desayuno se caracterizaban por seguir un estilo de vida global menos saludable, incluyendo mala dieta, alcohol y tabaquismo (Se dice que saltarse el desayuno esta asociado con el tabaquismo).

Los resultados sugieren una posible asociación entre saltarse el desayuno y la prevalencia de la aterosclerosis subclinica independientemente del estilo de vida insalubre en general de los participantes. Además los participantes en el grupo LBF, que en su mayoría consumían tostadas, pasteles o café de desayuno, tenían mayor riesgo de tener placas ateroscleróticas carioideas y iliofemorales en comparación con los del grupo HBF.

El patrón dietético general seguido por los participantes SBF recae predominantemente en nuestro patrón alimentario de negocios” previamente definido, con el 45% de los participantes siguiendo este comportamiento específico. Se caracteriza por opciones de alimentos poco saludables en general, comidas frecuentes fuera y horarios ocupados, lo que podría arrojar luz no sólo sobre los factores que afectan a la asociación entre saltarse el desayuno y los resultados de la enfermedad, sino también sobre las razones subyacentes de este hábito. En línea con este grupo de comportamientos, la hipótesis de que además de la asociación directa con los factores de riesgo enfermedades cardiovasculares , y la aterosclerosis que merece más investigación, el estar en el grupo SBF podría servir como un marcador para una dieta general o estilo de vida poco saludable, que a su vez se asocia con el desarrollo y la progresión de arterosclerosis.”

Como resumen de las diferencias dietéticas existentes entre los grupos, algo que puede influir en el resultado. Estos son los porcentajes de personas de cada grupo que siguen patrones de dieta mediterránea (considerada más saludable), dieta occidental y “dieta de negocios” (considerada menos saludable):

Como pueden observar, el grupo que se alimenta siguiendo un patrón más saludable es el que desayuna abundantemente y el que sigue un peor patrón es el que se salta el desayuno.

Los autores concluyeron con lo siguiente: saltarse el desayuno podría servir como un marcador de hábitos alimentarios y estilo de vida poco saludables y se asocia con la presencia de aterosclerosis no coronaria y generalizada independiente de los factores de riesgo convencionales de enfermedades cardiovasculares en una muestra de personas asintomáticas de mediana edad. Nuestro hallazgos destacan la importancia del mensaje de una alimentación saludable, incluyendo un desayuno energético.

El director de la revista donde fue publicado el estudio concluye con lo siguiente: “El que no desayuna termina comiendo más a lo largo del día y de forma irregular”.

En Conclusión:

Según lo estudiado y leído, mi recomendación es la siguiente:

Personas que buscan salud y longevidad: Desayunos completos de calidad con una gran densidad calórica y nutricional para así lograr en el día a día comer menos y mejor ya que comer menos está asociado a la longevidad.

Para personas con enfoque de estética: Desayunos de alta calidad y densidad nutricional pero no de alta densidad calórica, debido a que al comer un poco menos en el desayuno podrán frecuentar más comidas al día por lo tanto habrá una síntesis proteína con más frecuencia que como bien sabemos favorece a la pérdida de grasa y aumento de masa muscular.

FUENTE

Uzhova I1, Fuster V2, Fernández-Ortiz A3, Ordovás JM4, Sanz J5, Fernández-Friera L6, López-Melgar B7, Mendiguren JM8, Ibáñez B9, Bueno H10, Peñalvo JL11The Importance of Breakfast in Atherosclerosis Disease: Insights From the PESA Study 2017 Oct 10;70(15):1833-1842. doi: 10.1016/j.jacc.2017.08.027.

COMMENTS

A %d blogueros les gusta esto: